> Radio- El pirata.com

Symphonic Rhapsody of Queen

septiembre 30th, 2013porjavi jaguar

Symphonic Rhapsody of Queen, el musical que no querrás que termine.


Con cierta curiosidad, la chica de Elpirata.com se acercó al teatro Nuevo Apolo de Madrid con ganas de rock para ver qué es lo que se cocía allí y lo que contempló la dejó prácticamente sin palabras.

1378529_10151814263709130_832380191_n (2)

A las ocho de la tarde madrileña, allí se encontraba sentada en la cómoda butaca de aquel teatro, pequeño pero imponente por la belleza antigua que le caracteriza, cuando se apagaron las luces y una potentísima voz femenina comenzó a llenarlo todo con su voz de soprano con Innuedo. Ya pintaba bien.

Tras aquella interpretación que dejaba los pelos de punta, otra voz masculina empezó a entonar Under Pressure, con un tono claramente rockero que no se quedaba atrás respecto a la anterior interpretación. Le siguieron una preciosa voz de soul femenina, profunda y suave, aunque a veces desgarradora con Somebody to Love y de nuevo otra voz masculina de estilo Pop-Rock con I was born to love you.

Se fueron sucediendo grandes temas del grupo como Too much love will kill you, The show must go on, Radio Gaga o Bohemian Rhapsody interpretadas por este conjunto tan variopinto de voces formado por Tommy Heart (Therion), Michele McCain (BB King, Hank Jones, …), Graciela Armendariz (Soprano-Rock) y Pablo Perea (La Trampa), acompañado con la increíble orquesta One World Symphonic Orchestra, un coro de dos hombres y dos mujeres, bajo y guitarra principal, acompañado de un juego de luces e imágenes en las que se mostraban al homenajeado en fracciones de sus videoclip y otros motivos, como el florecimiento de diversas flores, el vuelo de una paloma blanca e imágenes de impacto más social a modo de denuncia del mundo en el que vivimos no dejó indiferente absolutamente a nadie.

A su vez, a lo largo del espectáculo, este peculiar grupo hicieron partícipe a los allí presentes en todo momento batiendo palmas en prácticamente cada canción, como en We Will Rock You, saliendo de cualquier parte de la sala, chocando la mano de todo aquel que quisiera o incluso al final del espectáculo, animando al público a levantarse de sus butacas y bailar de manera desenfrenada con ellos. Tan fue así, que incluso hubo un momento en el que más de uno pensó que se rompía el suelo.

En conclusión, fue un espectáculo de dos horas digno de recordar, y si aún no has ido, no sé a qué esperas.
¡¡¡Siempre Rock!!!

Alba Moreno.

Deja un comentario

Nota: Si tu comentario no entra dentro de las normas puede ser rechazado..