> Radio- El pirata.com

FESTI HEAVY EN POZAL DE GALLINAS(VALADOLID)

noviembre 9th, 2013porelpirata

VALE KE HACE MAS DE UN MES KE SUCEDIO, PERO……. PRIMERO ES EL DEBUT DE RAKEL EN LA WEB Y SEGUNDO, KE UN FESTI DE ESTE TIPO, EN UNA PEKEÑA POBLACION Y CON ENTRADA LIBRE, MEJOR KE NO SE NOS PASARA. POR KE ESTE TIPO DE COSAS FORMAN PARTE DEL ESPIRITU DE ESTA WEB.

El pasado 12 de octubre se celebró la novena edición de todo un clásico de los festivales, el Atalaya Rock en Pozal de Gallinas, Valladolid. Como viene siendo habitual desde su origen, es totalmente gratuito, lo que se agradece más aún en estos tiempos.

La afluencia de público este año fue mayor sin duda, al resto de ediciones anteriores, quizás por la fuerte apuesta en un cartel totalmente heavy.

El inicio fue algo accidentado por problemas de electricidad. Todos temimos que se pudiese cancelar, pero tras una hora de retraso, la organización logró solventarlos  y salieron a escena los primeros de la noche, los madrileños In Vain.

 

A pesar de la demora, la banda (que debido a esos problemas técnicos, no fue ni presentada) consiguió animar, desde el principio, a un público bastante cabreado por la tardanza. Sufrieron algún que otro problema con el sonido, y tal vez debido a que salieron tan tarde a tocar, tuvieron que reducir su setlist a solo siete temas (Intro, War machine, In death we trust, Hellhounds, Into the abyss pt1, Into the abyss pt2 y Hero) . Fue la primera vez que los veía en concierto, y espero que no sea la última, porque estos chicos pegan fuerte.

Sin apenas descanso, los siguientes en salir a escena fueron Zenobia, ante un público mucho más entregado y metido en faena. Los ánimos estaban por las nubes y la gente quería heavy y se eso se notó. Los riojanos arrancaron muy fuertes, aunque fueron perdiendo intensidad a mitad del concierto, pero recuperándola en su último tema, que cantó  todo el polideportivo. El setlist completo fue: Piratas, Legión Infernal, Mi alma es Tempestad, Ícaro, Sin Mirar Atrás, Oscura Tentación, Lengua de Serpiente, Alma de Fuego, Armageddon, Unidos por el Metal, La Tormenta y Lo llevo en la sangre.

Llegó el concierto más esperado por mi, era el turno de los Ankhara. Tras su regreso, ya los había visto en el Gineta Rock y dieron un conciertazo. Ankhara es una de esas bandas, que a pesar de no haber sacado disco nuevo desde hace años, tiene fieles seguidores que les demuestran las ganas que todos teníamos de este reencuentro.

Debido a la complicidad que demuestran, parece como si nunca hubieran dejado de tocar juntos.

En esta ocasión, Alberto Marín no estuvo con ellos, porque tenía cita con Hamlet en Zaragoza, y su lugar lo ocupó Víctor de Andrés, que se acopló a la banda a la perfección.

Como ya es habitual, sus primeros acordes correspondían a “3:40”, continuando fuerte con “Demasiado Tarde”. Tras los dos primeros temas, nos dieron un respiro con “Jamás” y “En mis manos”. Poco duró esta “tranquilidad” retomando sus canciones más rápidas. La pegadiza “Océanos de Lágrimas”, “No mires Atrás” y “No digas nunca” nos hicieron olvidar el frío y el cansancio de los que ya llevábamos unas cuantas horas allí. El ritmo no bajó en sus tres últimas canciones, “Mente Atormentada”, “Hasta el fin” y la que para mi es uno de esos himnos que llevas metido en la cabeza desde hace años y que no te cansas de escuchar, “Acordes Mágicos”

 

La banda hizo un más que amplio resumen de sus discos, aunque a mi, por ponerle un mínimo apunte negativo, me siga faltando “Una vez más” en este completo setlist.

ankara repetida (Small)

 

Era el turno de otra de las bandas esperadas y deseadas, los incombustibles Muro. ¿Qué decir de Muro? Es uno de esos grupos que se crece en el escenario de la forma más natural, que disfruta y sabe contagiar ese entusiasmo al público desde hace tantos años, en cuanto ponen un pie sobre las tablas. Mezclaron temas clásicos como “Ciclón”, “Juega Fuerte” o “Telón de Acero” y varios de su nuevo trabajo “El cuarto Jinete” como “Otra Batalla” (toda una declaración de intenciones), “El ojo del Huracán” o el tema que da nombre al disco y con el que abrieron su show.

Más de hora y media, donde pudimos disfrutar de un gran sonido, un perfecto juego de luces y la mejor puesta en escena del festival.

El momento más emotivo de todo el concierto, llegó con el homenaje a uno de los mejores vocalistas que hemos tenido sobre un escenario: Ronnie James Dio. Con “La voz” un escalofrío nos recorrió todo el cuerpo, que nada tenía que ver con el frío que hacía fuera del polideportivo, aunque en esta ocasión la canción no iba dedicada al ya desaparecido Dio, sino que Silver se la dedicó a su hijo. Con el corazón en un puño, siguieron dando caña con su particular versión del Fast As a Shark de los Accept y bajaron el telón con “Mirada asesina”. Hasta la próxima, que esperemos sea muy pronto.

 

Era el turno ahora del último grupo del festival. Los encargados de cerrar la novena edición del Atalaya fueron los vallisoletanos Iron What? Uno de los mejores grupos tributando a Maiden que he visto nunca, y no lo pensé yo sola, ya que estuvieron arropados por unas 3.000 personas. Con demasiado tiempo de espera, comenzó a sonar “Doctor Doctor”, como no podía ser de otra manera, como preludio del que sería un gran concierto.

Los dos primeros temas, “The Final Frontier” y Two Minutes to midnight” volvieron a dejarme boquiabierta con esta gente. Llegó el turno, de la que sin duda es mi canción favorita de Maiden y de las primeras en mi ránking personal: “Wasted Years”, que poco tiene que envidiar a la original.

 

Juan Carlos Mares (cantante) se ausentó unos instantes, volviendo con la bandera inglesa, izándola al ritmo de un “The Trooper” más que colosal.

Y en esa línea continuaron con temazos como el Revelations”, “Powerslave”, “Brave new world”, “ The number of the beast”, “The evil that men do”, “Run to the hills”, “Iron Maiden”,  “Invaders”,  “Fear of The Dark” y  un apoteósico Hallowed be thy name como colofón a un gran concierto y mejor festival.

Ya no solo a nivel musical, sino la puesta en escena es simplemente genial, haciéndote dudar por un momento si estás viendo a los mismísimos Maiden con  Dickinson al frente.

 

Sin duda, un gran festival y un gran pueblo que sigue apostando año a año por el heavy metal como emblema.

RAQUEL PIQUERAS

 

 

 

 

Deja un comentario

Nota: Si tu comentario no entra dentro de las normas puede ser rechazado..