> Radio- El pirata.com

Auténtico power metal con Alquimia en la sala Shoko de Madrid

mayo 20th, 2014porjavi jaguar

Auténtico power metal con Alquimia en la sala Shoko de Madrid

El sábado asistí a uno de los conciertos más esperados desde hace varios meses (tanto es así, que como culé declarada que soy, fue pisar la sala shoko y olvidarme del partido ante el Atleti, y de no haber ganado la liga). El concierto duró más de dos horas repletas de auténtico power metal, donde el público estuvo en todo momento entregadísimo, lo que fue respondido de igual manera por la banda. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto con el buen rollo, energía y calidad en un concierto.

Los minutos antes del comienzo el calor de la sala era casi insoportable, desde aquí pido a los responsables que por favor, conecten el aire si no quieren que nos dé una lipotimia.

A las 20.45 en punto, y con la intro del disco Mutus Liber, saltaban los cinco alquimistas, Isra Ramos a la voz, Rubén Lanuza en las cuatro cuerdas, Leo Duarte en la batería, Chez García en los teclados, capitaneados por Alberto Rionda y su ibanez blanca.

 FOTO 1

El tema que inauguraba la noche fue “Lobo y Arca”, y a juzgar por lo vivido, uno de los que más gusta. Desde el inicio, Isra derrochó una energía contagiosa.

Tras ésta, llegó una de las canciones más esperadas por la gente y que sin duda, será uno de los temas inmortales de la banda, “Dama Oscura”, no había nadie en la sala que no corease la canción de principio a fin, lo que sorprendió gratamente a Rionda e Isra, que nos miraban entre atónitos y orgullosos.

Llegaba la primera retrospectiva, sonaban los acordes de “El Ángel Caído” de Avalanch, y la sensación que tuve desde el principio fue que esta banda llevaba años tocándola y se notaba a Isra comodísimo cantándola, acompañado por un magistral Rionda, que a pesar de tener un inicio algo flojo, pronto volvió a demostrar sobre las tablas quién es.

FOTO 2

 Volviendo a su álbum debut, era el turno del tema más reivindicativo, Isra lo presentaba quejándose de que “ellos se creen los dueños de todo, no estáis hartos amigos? Es hora de que paguen su penitencia” y así arrancaba “La Penitencia del noble”, que quizás no terminó de transmitir toda la fuerza de la que sería capaz.

Llegó el turno de la primera balada de la noche, muy bien recibida para disminuir la intensidad, “La Divina Providencia”. A destacar sobre manera, la buena ejecución de Chez García en los teclados e Isra que volvió a demostrar que puede hacer lo que le dé la gana con su voz. Este chico tiene la capacidad de hacerte sentir que, como bien dice la canción, canta para ti, y solo para ti, logra hacerte sentir único y especial.

 FOTO 3

Continuaron con una, a mi juicio, de las mejores canciones del disco, “Aliento”, un tema que sin duda se crece en directo, y como dice el título, nos dejaron sin respiración. Como punto negativo, decir que en las partes más graves, apenas pudimos escuchar a Isra cantando.

 

Volvimos a relajarnos con otra, para mi la mejor, balada del disco“Claro de Luna” con una intro de Rionda que puso los pelos de punta.

Tocaba echar la vista a atrás, sonaba un himno de Avalanch, “Pelayo”, donde Isra jugó constantemente con el público.

El siguiente tema fue “Laguna de sal”, quizás el que menos enganche tiene dentro del disco a tenor de la frialdad que mostraron los allí presentes a pesar del esfuerzo de Rubén Lanuza que estuvo entregadísimo durante todo el tema. Es quizás, el más “diferente” del disco, pero aseguro que en directo engancha y mucho

FOTO 4

 

Tras éste, llegó “La Cuna de Arce”, y al igual que todos, Isra se quejó del asfixiante calor que volvió a reinar en la sala. En medio del tema, el gran Leo Duarte, nos ofreció un efectivo solo de batería, que no alcanzó todo el potencial que Leo puede ofrecer con las baquetas.

Como anécdota, Isra se fijó en un cartel que sostenía una chica en el público pidiendo la felicitación a un amigo suyo, y no dudó en leerlo y desearle cumpleaños feliz, pidiéndole que luego invitara a algo, y contando cosas al oído de Rionda, muestra más de la humildad de este chico y del feeling que mantiene con el guitarrista.

 

 

FOTO 5

 

Si alguien pensó que bajaría la intensidad, estaba muy equivocado, era el turno de “Fuente Dorada” toda una declaración de intenciones, que ha de llevar en su repertorio toda banda heavy que se precie. Rubén se convirtió en el protagonista encima del escenario dándolo todo y transmitiendo su buen rollo

“Hace tiempo miré al cielo buscando una respuesta”, con estas palabras, Isra daba paso a una de las mejores baladas que se han escrito en la historia del heavy español, “Ángel Caído”, interpretada con un virtuosismo alucinante. Logró emocionarnos hasta tal punto que nos costaba seguir cantando.

Momento de resurgir y continuar con el “regreso al pasado” de la mano de otro clásico de Avalanch, “La llama Eterna”.

Y si con Antojo de un Dios, nos emocionamos, con el siguiente tema casi más, “Xana” una obra maestra en cuanto a composición, pero más aún en ejecución encima del escenario. El público enloqueció con los primeros acordes de este ya, clásico, del heavy español.

FOTO 6

 

La banda dejó el escenario, y tras la insistencia del público, salieron a interpretar los bises. Rionda agarró el micro, y acompañado de Chez de fondo, hizo una breve reflexión sobre la majestuosidad del ser humano y lo especiales que éramos lo que estábamos allí. Habló de su gran amigo Antonio Sediles, a quién agradeció y “culpó” de este nuevo sueño, que hoy es Alquimia. También tuvo palabras y agradecimiento para sus compañeros de banda, Chez, Isra, Rubén y Leo.

Tras esto, volvió a enfundarse la Ibanez blanca para interpretar de manera magistral la instrumental “Santa Bárbara” fusionándola con el también instrumental “Cabala XIII”.

Y por si todo esto fuese poco, el final de la noche no nos iba a dar tregua. Sonando los primeros acordes de “Torquemada” volvimos a disfrutar de un gran clásico imborrable por muchos años que pasen.

Con “Sacrificio” la intensidad no disminuyó, es un tema que gusta muchísimo por la rapidez instrumental y la complejidad de los acordes.

Como broche final, cuando parecía que ya se marchaban sonó “La morada del Alquimista” donde Isra tuvo algún ligero traspiés con la letra, que debo decir, pasó desapercibido para la mayoría.

foto 7

Para la despedida y foto oficial, sonó de fondo “Always look at the bright side of life” de “La vida de Brian”, y vaya si lo consiguieron! El buen rollo con en el que salimos de la sala, se reflejaba en la cara de todos.

 

FOTO 8

En definitiva, más de dos horas de power metal en estado puro, calidad, virtuosismo, entrega pasión… estoy deseando volver a verlos en directo a esta gran banda.

Texto: Raquel Piqueras

Fotos: Rubén Luis

 

Deja un comentario

Nota: Si tu comentario no entra dentro de las normas puede ser rechazado..